miércoles, 23 de enero de 2008


Queridos seres humanos del sexo masculino:

Hoy les voy a contar un secreto que, al parecer, es monopolio de las mujeres. Definitivamente, ha llegado el momento de hacerlo universal.

La suciedad no discrimina.

Cuando uno se anima a hacer limpieza en casa, debe limpiarlo TODO. "Cariño, ¿a la figurita ésta también hay que quitarle el polvo?". Sí. Y también al teclado del ordenador, a la base de la lámpara, a los dvd-s, a la tele, al tiesto de la maceta, a las velas. A TODO. No se trata sólo de barrer el suelo en las zonas donde no hay muebles, ¿estamos?

Y la cocina: ese mágico mundo al que llamamos cocina se rige por las mismas reglas. "Cariño, hoy friego yo", en la jerga masculina significa: "cariño, ya mojo yo los platos". ¿El resultado? Los platos húmedos en medio de una cocina que es una fiesta de grasa y otras variantes.

La cocina se compone de muchos más elementos que la pila. Podrían ustedes quizá limpiar también la vitrocerámica (preferentemente con ese producto específico al que llaman Vitro Clen), y pasar un poco las baldosas de los alrededores. Tengan en cuenta que las gotas de aceite de las salpicaduras se convierten en gotelé si no se limpian con relativa frecuencia, y luego sólo se quitan con motosierra. Se me ocurre que también conviene pasar un poquito la puerta del frigorífico de vez en cuando ("¿Pero eso se limpia, cariño?". "Sí, mi amor, se limpia"), el microondas, el horno...

Con el tiempo, he llegado a la conclusión de que ciertos especímenes del sexo masculino tienen el superpoder de ver a través de la suciedad. Es lo único que le da sentido al hecho de que elijan no limpiarla.


Pd.: Este post habla en términos generales, y no pretende crear un debate sobre tópicos de género.

8 comentarios:

Diego dijo...

jajajajjaa tú y yo tenemos un "cariño" de esos en común!

Aunque bueno, sobre esto, yo soy la última persona que podría quejarse...pero te compadezco.

*V* dijo...

jajajaj...bueno, yo reconozco que a veces tampoco debería quejarme pero si, sin duda, hay quien parece que tiene super poderes para ver a través de la grasa!

El malo dijo...

No me gusta tu forma de escribir, me parece un poco burda y de poca clase.

No te lo tomes a mal, tus textos no tienen más de 2 párrafos y dañan. ¿Por qué no escribes más contenido y de más calidad?

sti dijo...

Querido señor Malo:
Le agradezco su interés, pero creo que usted y su sistema mononeuronal no son autoridad en la materia.
Le llamaremos. Gracias.

RALZ dijo...

Deberías conocer a mi compañero de piso, además de no limpiar ensucia el doble de lo normal y elevado al cubo.
Pero no hay que generalizar... que los hombres de las nuevas generaciones somos muy limpios.. JAJA!!
Confirmado: Al Sr Malo no le gusta limpiar.

ace76 dijo...

¡Ya conozco cuál es mi superpoder!

:-D

Joserra dijo...

Yo no soy guarro, es Diógenes que me ha hecho así

Iraultza dijo...

Cuando compartía piso, llegué a escribirle un decálogo a mi compañero de "obviedades", pero ni aún así, no sé, seguiré preguntándome toda la vida si es que en vez de coleccionar llaveros o posavasos, prefería coleccionar mierda. Y lo de la cocina, chapeau!!! Un día llegó a preguntarme el desgraciado si era verdad que el horno por dentro también había que limpiarlo.