lunes, 21 de enero de 2008

El lado izquierdo

Esto lo aprendí al llegar a Madrid: Cuando vas en una escalera mecánica, es de buen ciudadano colocarse en el lado derecho, para que los otros ciudadanos de bien puedan adelantarte por el lado izquierdo.
Como yo soy de aprender rápido, y como la ciudad me ha absorbido, ahora ya me irrita la gente que se coloca en el lado izquierdo. Me parecen insolidarios y egoístas. No puedo evitar resoplar cuando me los encuentro en el camino.
Imagínense la cara de las señoras a las que les pido paso en las escaceras mecánicas del súper del barrio cuando voy a Donosti: piensan que me he caído de una nave espacial.

PD: ¿En Gran Bretaña será al revés? ¿Adelantarán por la derecha?

5 comentarios:

Aitor dijo...

Sí, en Londres es justo al revés. Incluso por los pasillos del metro la gente camina "a su izquierda". Y si no recuerdo mal está señalizado. ¿Te imaginas que fuera igual en el paseo de La Concha? ¡Qué horror! El esceso de civismo me pone los pelos de punta. Es tan poco natural que me da miedo.

ace76 dijo...

Y se nota en seguida cuando alguien no es de Madrid y se pone en el lado izquierdo... Yo siempre se lo advierto a los recién llegados, no vayan a ser arrollados por la masa.

Lo que en Madrid no han/hemos aprendido aun es a organizarnos igual de bien con los paraguas...

Iraultza dijo...

Cierto, en Londres es en la izquierda y no sólo está señalizado, sino que incluso a veces hasta te lo sueltan por megafonía, junto a la estimable frase de (esto es una traducción muy muy libre de lo que dicen), "ten cuidado patán, que en un momento se te acaba la cinta y como te hosties no queremos saber nada".

*V* dijo...

Yo creo que ya sueño y todo con el día en el que se cumpla ese "dejen salir antes de entrar" tan bonito y que evitaría aplastamientos y cabreos innecesarios...

Jgts dijo...

¡Yo también aviso a la gente que viene a Madrid! Porque queda fatal... Y no evito ponerme borde y soltar un "perdooone!" si voy con prisa, porque yo siempre subo y bajo andando...

Sin embargo eso en Barcelona no existe, todo el mundo sube y baja parado en mitad de las ecaleras... ¡que estress!