miércoles, 26 de diciembre de 2007

Para mí, sólo hay una cosa peor que una persona pedante: una persona pedante inculta.
El resultado es un espectáculo difícil de digerir.

3 comentarios:

Diego dijo...

Muuuuucha mucha mucha mucha mucha razón.

Joserra dijo...

Sí, yo cuando no sé algo no tengo ninguna vergüenza en admitir que no lo sé, cosa que no sucedió en mi cena de nochebuena

ace76 dijo...

Pues sí, no hay que tener miedo a admitir la propia ignorancia... Aunque siempre queda la posibilidad de inventarnos las cosas, jajaja!!!