domingo, 2 de marzo de 2008

LA PUTA QUE PUSO LA CAMA

Hoy, como hacía buen tiempito, me he ido con un amigo a comer a La Latina. Al llegar allí, nos hemos dado cuenta de que ninguno de los dos llevábamos dinero. Al cajero. Pues bien: como ayer volvió a haber una fiesta de excesos entre la ultraderecha y la ultraizquierda por la zona, la mayoría de los cajeros estaban destrozados.

Me decía mi amigo: "Me parece muy bien que rompan los cajeros. Esta gentuza de los bancos, que nos sangra impunemente todo lo que quiere y se lleva la mayor parte de nuestros sueldos a base de intereses y comisiones, merece castigo. Que se gasten el dinero en arreglarlos". Saltó la liebre.

Vamos a ver. ¿Los de ultraizquierdas son mononeuronales o es que sólo saben pensar a corto plazo? Ese cajero, amigos ultrazurdos, lo vamos a pagar USTEDES y YO, ni más ni menos: a base de intereses y comisiones, sí. Y, por lo pronto, yo me he tenido que ir a OTRO cajero, donde he tenido que pagar 3,60 euros de comisión por sacar dinero.

Yo ya tengo un máster en la materia, amigos ultrazurdos, y ustedes están en primero de rebelde. Yo vengo de Euskadi, y allí uno ve un autobús ardiendo antes de ver la teta de su madre. La quema permanente de autobuses sólo sirve para que nos suban el precio del billete a los ciudadanos pringados. Nada mas. ¿Estamos? Piensen un poco, busquen otros caminos que no nos salpiquen. Que los ciudadanos, además de hacer de putas, estamos poniendo la cama.

8 comentarios:

Joserra dijo...

Sí, lo que pasa es que da la sensación de que aunque al año no se quemara ningún cajero ni se quemara ningún autobús las comisiones seguirían subiendo.

Insomne dijo...

no veas... la verdad es que desde otro punto de vista.. tan solo parece bandalismo puro y duro..

.. pero yo que sé, ni voy a saber, si al fin y al cabo.. tan solo soy la madame que cambia las sabanas en este club de putas.

ayyy señor dadnos paciencia..
que como nos des poder!...

ace76 dijo...

Pues sí, qué manía con los pobres cajeros... Por eso en Pamplona todos los cajeros tienen puertas acorazadas (y en Madrid no, porque supongo que entonces serían usados como piso de lujo por los homeless del barrio).

Por cierto, siempre me ha llamado la atención que los radikales nunca quemen autobuses en la vieja Iruña y sí en el Pais Vasco...

sti dijo...

Será una cuestión cultural, ACE. (Hoy no te toca vasco, por lo que veo.)

Otra bonita desventaja de estos arrebatos destructores es que, en Donosti, los cajeros de mi banco cierran con persianas metálicas a partir de las 20:00 aproximadamente, para evitar que los destrocen. Los cajeros de la calle, también. Por eso, me toca pagar comisión siempre que quiero sacar dinero por la noche. Estoy encantada, oye. Encantada.

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog. Lo miro bastante a menudo.

sti dijo...

Muchas gracias. Un saludo.

dee dijo...

Ace, en Pamplona se quemaban autobuses hace años, en la época de los llamados grupos Y.

ace76 dijo...

Dee, en Pamplona se habrá quemado un autobús en los últimos 15-20 años, si la memoria no me falla.

Sti, me oirás bromear sobre Euskal Herria y tal, pero que Navarra es el País Vasco no saldrá nunca de mi boca, todo lo más somos "territorios primos", jajaja.