viernes, 15 de febrero de 2008

Tetas y Culos



El otro día, mientras me dejaba las tripas en el gimnasio, apareció este videoclip en la tele. Nunca le presto demasiada atención a la tele en el gym, no es práctico mirar la MTV cuando se está en los umbrales de la muerte por asfixia. Pero con este videoclip, tuve que hacer una excepción: venga primeros planos de tetas, de culos, venga simbolismos fálicos a base de trompetas... una fiesta de la obviedad que, oh sorpresa, me pareció ofensiva.

¿Por qué? Se lo pregunto, y me lo pregunto. No lo sé. ¿Qué hay de malo en un venga de tetas y culos y símbolos fálicos? Pues en teoría, nada. Yo miraba y miraba, y no era capaz de descubrir qué mecanismo se había puesto en marcha en mi cabeza para que aquello me estuviera molestando.

Debe de ser por lo gratuito del asunto, porque ni se han molestado en contarme una historia -aunque sea de las malas- que sirva de envoltorio: sólo son tetas y culos, en fila, vestidas de uniforme. Hasta las peores películas porno se inventan una historia.

Y, mientras lo veía, me imaginaba el casting que les debieron de hacer a las señoritas trompetistas: "A ver, guapa, levántate la falda... más... más... Ahora, menea el trasero... más... más... Vale. Y ahora, chupa esa trompeta (¿cómo?) La trompeta, que la chupes. No, no, así no... con toda la lengua. Ajá. Vale. ¡Siguiente!" Y se me revolvía no sé qué.

Lo cierto es que, a pesar de todo esto que me pasaba por la cabeza mientras intentaba recuperar el aliento, no podía apartar los ojos de la tele. Me quedé en trance, como absorvida por el videoclip. Cuando acabó, me di la vuelta, y vi que los 15 que estaban en el gimnasio en ese momento, también miraban a la pantalla en estado de trance.


Pd.: Yo juraría que la versión que vi en el gimnasio era más larga y estaba salpicada por bastantes más primeros planos de culos. Pero no lo sé: al fin y al cabo, estaba en trance.

4 comentarios:

david dijo...

¡Qué tema tan propio para el Big Culo Day!

Una fiesta de la obviedad totalmente eficaz: Como varón heterosexual reconocido e icónico que soy, tengo que confesarlo, tengo que confesarlo. Por mucho que me avergüence, tengo que confesarlo: Cuando ha terminado me he descubierto aquí sentado, son una sonrisa boba en la cara y un único pensamiento en mi manipulable cerebro:

Heineken.

Menos mal que ha terminado, sacudo la cabeza, recobro la cordura y me quito semejante tontería de la cabeza. Me voy a por una Guinness a la nevera, que los principios son los principios.

ace76 dijo...

Jajaja, la verdad es que el video es como lo describes... pero sí, te atrapa y te lo tragas enterito.

Diego dijo...

jajajaja yo recuerdo perfectamente cuándo vi el vídeo por primera vez... Y recuerdo que me enganchó...y me gustó :P

Romi dijo...

Juro que intenté verlo entero pero me aburrí a la mitad... es que para mi mente, un culo a estas alturas es lo más normal del mundo.. y en este país sobretodo, yo creo que hasta hay más culos que habitantes...
Besos!