viernes, 28 de septiembre de 2007


Los hay que quieren cosas extravagantes.
Yo quiero que me quites el pelo de la cara y me digas verdades como templos a un cetímetro de distancia.
Soy mujer de gustos sencillos.
Por lo demás, todo bien, gracias.

3 comentarios:

ASTRAKUS dijo...

Uys, los Snorkels...qué recuerdos. ¿Soy el único al que le parecía erótico cuando les salían aquellas burbujitas por el tubo de la cabeza cada vez que balbuceaban alguna palabra subacuática?
Ya desde mi tierna infancia veía pollas en cualquier cosa de forma más o menos fálica...y los Snorkels tenían cada uno un hermoso falo en la cabeza. Extraño lugar, si.
Un beso burbujeante

sti dijo...

Mi sexualidad brotó siglos después. Qué pérdida de tiempo, siempre llego tarde a todo.
Más besos para ti.

Iraultza dijo...

Las verdades a un centímetro de distancia suelen ser las que arropan, aunque a veces no lo parezca. Me ha parecido brutal ese resumen de tus gustos sencillos, chapeau, a mí me habrías ganado. Besos.