lunes, 2 de julio de 2007

MenosLobosMásCaperucitas


Este video, por ejemplo, ¿no? Éste es el videoclip de una de las canciones que más me gusta, en general. Una de esas canciones que lo mismo vale pa un roto que pa una llorera. Pues nada. Que van, y la cagan con el video.
Vamos a ver. La canción trata de una despedida, de la última noche de una pareja antes de que él se marche lejísimos. ¿Y qué coño me están contando en el videoclip? Un montón de situciones absurdas, en las que Eagle Eye Cherry interpreta todos los personajes, y en las que nadie se despide. Pero entonces... ¿qué pasa con lo que dice la letra?
Tanto esfuerzo por ser diferentes -y muy lejos de conseguirlo, por otro lado- que al final el resultado es una basura incongruente. Y yo me quedo mirando el video con la misma sensación que cuando el sonido llega retardado en la tele: sensación de cortocircuito.
Aquí no vale todo, señores. Podría tener un pase con canciones como la de la guarrita de Los Micrófonos, que la letra es un laberinto ridículo en el que todos los caminos llevan a la erección. Pero no con Eagle Eye Cherry, amiguitos.

1 comentario:

ace76 dijo...

Es todo por la necesidad de "hacer algo diferente", sea lo que sea.

Buf, esta canción la tengo un poco aborrecida ya...