jueves, 25 de diciembre de 2008

UNdíaDEmierda ¿?


Soy mala persona. Cuando estoy nerviosa, soy muy perra.

Ayer me levanté de muy mala ostia. Había dormido 3 horas y madrugué todo lo madrugable para coger un tren. Llegué a Chamartín con el tiempo justo y me fui hasta el andén. Cuál fue mi sorpresa cuando no me dejaron pasar. Era tarde.
¿Tarde para quién? Para mí, no. Para el tren tampoco, porque aún estaba ahí. Para el reloj tampoco, porque aún faltaban 5 minutos y el billete decía "se cerrarán las puertas 2 minutos antes de la hora de salida". Pero para ellos sí. El tren estaba parado en mi cara, puertas abiertas, y no me dejaban montar. Ni a mí, ni a otras 6 personas. Todos estábamos histéricos, inventando argumentos. Un hombre gritaba "mi mujer está embarazada, por amor de Dios" mientras la agarraba del brazo como si fuera un trofeo, intentando ganar el Concurso de Lástima. Yo estaba tan fuera de mí, que me volví hacia él y le grité alguna barabaridad tipo "Y mi abuela la está palmando, ¿no te jode?".

Sí. Soy mala persona. Cuando estoy nerviosa, soy muy perra. Y el tren se largó.

Me fui a la taquilla a cagarme en quien fuera. Me daba igual todo. Si me había cagado en una embarazada, ya tenía licencia para cagarme en cualquier anciano-niño-lisiado. Cuando el taquillero me dijo que no había billetes para los 2 días siguientes, cogí aire, le enumeré todas sus taras físicas -que eran muchas y muy visibles- y me fui.
Me monté en un taxi. "A Avenida de América, por favor". Iba a intentar coger un bus, si es que aún podía encontrar algún billete. Aproveché el recorrido para desahogarme un poco más. Todavía tenía mucha ira para repartir, y al taxista le tocó ración doble. Le culpé del atasco, de los semáforos, le culpé de la crisis, del fraude de Madoff y del diluvio universal.
Pero llegamos a la estación, y conseguí un billete. Todavía faltaba media hora para que saliera el autobús, así que me metí en un bar. Sí, no lo duden: yo seguía cabreada. Mucho. ¿Por qué? No lo sé, pero aún necesitaba escupir más mierda. Y no pude.
En el bar, había un camarero de unos cincuenta años. Serio, pero amable. En la barra, a mi lado, se sentó un hombre. Sesenta y pocos, calvo, sonriente. Era un cliente habitual. Se saludaron, se hicieron un par de chistes, y empezaron a charlar sobre el tema del día: la Lotería. El camarero me miró, me sonrió y, sin más, me incluyó en la conversación. El cliente habitual sacó el periódico y empezó a cotejar sus boletos con las listas de ganadores. Tenía unos veinte números, así que me pidió ayuda. Entre el camarero, el cliente y yo, revisamos todos los billetes. Uno a uno. Y yo, de repente, me puse contenta. Así, sin más. Se me pasaron las ganas de asesinar. Se me pasó la tensión de gluteos.
Es por eso que quiero dar las gracias a todos los camareros buenrrollistas del mundo y a todos los clientes habituales buenrrollistas del mundo, porque gracias a ellos, los gilipollas como yo aún podemos mirarnos al espejo. Y porque tienen el poder de convertirte un día de mierda en un buen día. Amén.


4 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

Amén, sí señora. Niña, no creo que te tengas que considerar gilipollas. Un mal momento lo tiene cualquiera y, eso sí, pocos los reconocerán. Que lo hagas es lo que te honra.

Pero tenías un espléndido motivo para desatar tu ira. No entiendo a la gentuza que antepone el celo en las normas al bien que le puede hacer a una persona sin hacer nada malo. Me parece delirante que no os dejaran pasar al tren, pero por desgracia hay demasiada gente que disfruta amargando la vida a los demás, sobre todo en los pequeños detalles.

Pese a todo, y de corazón, feliz Navidad para todos.

Peter Pan dijo...

No creo q seas mala persona cuando te pones nerviosa, solo puedes llegar a ser muuuuuy irritante y borde... es lo que tiene. El camarero y el habitual del bar no eran humanos... eran angeles, hazme caso q yo de eso se mucho. Un besito!!

escondido dijo...

si q t enojaste eh! Anger management YA!
besos y yoga!!!

Una fan dijo...

Es verdad lo que dice Peter Pan, parecen personajes de una peli de Capra!! Para demostrarte que la vida no es un asco y que tú no eres mala persona!!