martes, 14 de octubre de 2008

Caminar en Línea Recta


Siempre he tenido un conflicto muy serio con los figurantes con frase de la vida, y en particular con los que intentan venderte cosas. Pasar por la calle Preciados es una especie de odisea interminable. Ya nada los detiene: no importa que vayas con cascos, hablando por teléfono, cargada con 237 bolsas de la compra, llorando a moco tendido. Ellos van a tratar de pararte para que les escuches y te unas a su causa, para darte uno o varios folletos, para que visites su bar, o para venderte a su abuela. Pero ahora, eso se acabó.

Se acabaron los Hombres Anuncio y los repartidores de folletos. Gallardón ha propuesto modificar la Ordenanza Reguladora de Publicidad Exterior. Dice que ese trabajo es "vejatorio". Y se armó el Belén.

Seamos francos: la idea de poder pasear por el centro sin que te ametralleen es bastante guay. Hace tanto tiempo que dibujo curvas para esquivar a los figurantes con frase, que ya no me acuerdo de lo que era caminar en línea recta. Pero de ahí a que Gallardón decida lo que es digno o indigno para los demás... eso es muy diferente. Calculo que para muchos de ellos, ésa es la única opción de trabajo. Y también calculo que para ellos debe de ser bastante más "vejatorio" tener que mendigar. Francamente, es más "vejatoria" la propuesta de Gallardón que el trabajo en sí.

Me parece muy buena la sugerencia que han hecho desde otro partido: "un plan de empleo para recolocar a todos los hombres anuncio en empleos que a Gallardón le parezcan dignos". Mientras tanto, y hasta que a alguien se le ocurra una solución mejor, el resto nos manejaremos en ese territorio intermedio entre el agotamiento y la empatía, resoplando para dentro. A ver qué remedio.

7 comentarios:

Murphy White dijo...

Me pregunto qué tendrá que decir Gallardón sobre Fernando Alonso... Me refiero a que si el piloto tendrá que desprenderse de su mono de Renault con 57 marcas anunciadas hasta en el culo. ¿No es también un hombre anuncio?

sti dijo...

Muy bien visto, sí señor.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Bueno, yo creo que Gallardón debería haber dicho en vez de "lo prohibo porque es un trabajo vejatorio" algo así como "lo prohibo porque nos tocáis los cojones todos los días".

Aunque si el debate sobre qué es un trabajo vejatorio -teleoperador, sin duda, diría yo, de Aúna o como se llame, por ejemplo... y yo he sido teleoperador, así que sé más o menos de lo que hablo- ya da de sí, el debate sobre "profesiones que nos tocan los cojones" sería interminable ;-)

En cualquier caso, me temo que, si bien el alcalde de Madrid no debería entrar en la calificación moral de los trabajos que se ejercen en la calle sí debería tener capacidad para decidir qué profesiones se pueden practicar en el espacio público del municipio y cuáles no.

Nos guste o no, es el alcalde.

Rafa dijo...

Si prohíben todos los trabajos toca-cojones igual el mismo alcalde se queda sin curro el primero...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Lo que comentas es cierto (¿quién no ha zigzagueado alguna vez para esquivarles...?), pero creo que la diferencia está en la educación. El hombre anuncio no molesta a nadie, quien tiende un folleto en la mano tampoco. Ahora, va a ser un placer librarnos de quien te atosiga, como bien dices, cuando es obvio que no les puedes atender.

Pero lo de Gallardón (¿o es lo de la Botella...? Qué peligro tiene esta mujer, que me da que acaba siendo nuestra alcaldesa...) es muy fuerte. Ahora resulta que reparte etiquetas de indignidad para trabajos tan dignos como el suyo. Los artistas callejeros ya se temen ser los próximos en ser vetados en las calles de Madrid... ¿No tenemos problemas más serios que atentan de verdad contra la dignidad de las personas...?

Juanma dijo...

¿Qué hace Sylar comprando oro en Arenal?

sti dijo...

¡Hablando de Sylar! Tengo pendiente de ver, reluciente en el escritorio de mi ordenador, el episodio 5 de la 3ª temporada!!!!! Chau! (debe de ser el episodio en que Sylar pierde sus poderes y se ve obligado a convertirse en hombre-anuncio madrileño para sobrevivir)